Esta página se ha retitulado por Difusividad dualista

 

 

 

Se mantiene aquí el contenido «viejo» por facilitar su trazabilidad.

 

 

DIFUSIVIDAD DUALISTA  

Bajo el arcoiris que vemos hay tonos de gris. Blancos y negros absolutos no los podemos ver, pero se los añadimos a los grises como tonalidad estética.

 

E= Amor

F= Verdadero

C = Complemento

C = Polar

M = Dualismo

A = Estética

 

Introducción

Difusividad dualista no es el título mas bello que hay (difusividad borrosa es un sinónimo mas bello) para explicar la convivencia de la difusividad y el dualismo en la lógica, ética y moral, pero si permite entenderla mas rápidamente y también autocriticarnos para inmunizarnos contra nuestra siempre algo presente doble moral (o la necesaria parte de miedosa falsedad en el amor verdadero).

Dada la holística integral, las palabras, como el resto de materia, también tienen masa y quanta. En la física clásica, la posición y la velocidad de la Masa tienen una mecánica que por un lado, se puede medir repetídamente como que «A x B es igual a B x A» (en la ecuación newtoniana F=ma), pero como la Masa depende de la Quanta (c2 en la famosa ecuación E=mc2), y la ley que mide la Masa no funciona con la Quanta «A x B no es igual a B x A«, consecuéntemente, la primera ley de indentidad de lógica formal aristoteliana «A debe ser igual a A» nos puede parecer explicativa para una percepción básica de cualquier cosa de la vida, pero no nos es suficiente para explicar como funciona la lógica, ética y moral o la vida en su plenitud, porqué esa «A», en esa visión (ya sea la masa o el por ejemplo la palabra amor), dependerá siempre de B (la quanta o la etimología, cultura y semántica de la palabra amor).

Debemos dar un paso mas profundo para poder definir el significado pleno de las palabras o el de nuestra lógica, ética y moral. Un paso que van mas allá de presuponer que las palabras pueden tener un significado (o verdad) absoluto o estático en si mismas. Un paso parecido al que propuso Einstein para actualizar la fórmula newtoniana de «F = ma» con su «E = mc2».

Vamos a tomar que disponemos de una lógica aristoteliana, con diferentes complementos ella misma, que es base para desarrollar la ciencia y las matemáticas que conocemos hoy en dia, pero que no puede aplicarse, a pesar de muchos intentos, a la ética y la moral de una forma tan rigurosa. Esto viene demostrado por la imposibilidad de implantar un sistema ético y moral o verdades absolutas, que toda la filosofia ha intentado desde siempre, de un modo infructuoso.

La lógica difusa, aunque parezca un concepto raro o nuevo, forma parte de la cultura mas ancestral de la China que conocemos hoy en dia. Es tal vez el YinYang el símbolo mas conocido de la lógica difusa. Pero la lógica del YinYang se propuso iniciálmente con poca rigurosidad mediante poesías, y luego fué subvertida por una cultura confucionista interesada en anteponer al Yang como mas bello, por delante del Yin. Pero también al YinYang se le han hecho muchas mejoras que pasan bastante desapercibidas para el público general. Zadeh creó las formulas de la lógica difusa y principios de teoria de conjuntos difusos. Bart Kosko lo mejoró perfeccionando la teoría de conjuntos difusos y con su certera crítica al bayesianismo: «Probability is, in its best, a deterministic uncertainity» (incerteza de determinadas escalas de grises en conjuntos como puntos). Wen Ran Zhang después desarrolló mas el básico y profundo equilibraje bipolar dentro de la difusividad aportando álgebra y otros módulos y una revisión de la filosofia y la ciencia mas amplia. También hay comunidad de estudio de la difusividad en varias ramas, pero la comunidad difusa no se ha formulado la difusividad dualista o integral de una manera rigurosa. A la lógica difusa (o difusividad clásica) le falta integrar mejor al dualismo, su complemento mas polar), para proponerla dentro de una holística integral para que por un lado se pueda definir holística integral mejor y para que podamos interpretar la convivencia entre la difusividad y el dualismo mas ordenadámente en todos los aspectos de la vida.

Aquí se aporta una evolución necesaria del blanco y negro aristoteliano, aportándole su complemento madre, la difusividad, y a la difusividad clásica se le aporta mas difusividad integrando mejor al dualismo en ella, para que ambos campos de investigación no caigan tanto en la vagueza, ambigüedad, cinismo o rivalidad entre ellos.

 

La lógica clásica no puede pretender que la difusividad es una 1.x de ella. La difusividad es una 2.0 de la lógica clásica porqué se convierte en un determinante de ella, y no solo en su mejor comprobante. Asimismo, esta difusividad dualista propuesta mejora a la lógica difusa demostrando que mas allá de la relatividad de los pareados separados, nos es obligado formular los pares como una constante (diada fundida) recíproca, por ejemplo: el ver el Yang por delante del Yin de una manera absoluta es parte del error de la lógica formal 1.0 y también de la logica difusa 2.0 que presupone que los conceptos pareados se pueden mostrar absolútamente aislados aunque interdependiéntemente pareados y que no le importa el orden de aparición de los dos conceptos. En esta difusividad dualista 3.0 tomamos la combinación entre Yin Yangueado y Yang Yinado para arreglarlo, entendiendo al Yin como primario por defecto (o el concepto mas «bueno» o significante en cualquier par). Es así como se puede enunciar una mejor jerarquía relativa parcheando, por ejemplo, la cultura confunciana que amparándose en la demasiada ausencia de moral en la relatividad de la difusividad clásica, ya que el Yin siempre es primario del Yang, y aunque se pueda poner al Yang por delante del Yin, el concepto resultante va a tener una significancia con mas vagueza («Verdadero Amor» o «Verdad Amorosa» son 3.0, pero tienen menos amor y verdad que «Amor Verdadero»).

 

Resumen

La diada es 2 en un 1, la diada fundida es diréctamente un 2 y un 1.
El complemento polar con dualismo, siendo un 3, es a la vez 2 y 1.

En la difusividad dualista, el dualismo se reduce a:

-La mas vagueza o belleza de significancia y complementariedad de la polarización en los conceptos.

-Qué concepto de los dos es el nombre y cual el adjetivo (o complemento).

-Cual de los dos se enuncia antes que el otro. Por ejemplo, tiene mas cantidad de amor verdadero decir «Difusividad dualista» que decir «Dualismo difuso».

La lógica formal aristoteliana, la ética y la moral clásica es una versión 1.0 que explica el comportamiento de la Masa de las palabras desde un punto de vista mecánico linear (F = MA). La ética, la moral y la lógica son tres técnicas racionales parecidas, las diferenciamos por su enfoque: La ética se enfoca en razonar las cuestiones cotidianas, la moral trata sobre las costumbres sociales, y la lógica se usa como comprobante de la ética y la moral.

La lógica difusa clásica (o borrosa) es una versión 2.0 de la lógica, ética y moral clásica que podemos usar para ver que todas las palabras son relativas respecto a otras, pero que no nos sirve para explicar su conectividad profunda o su escalabilidad, aunque podamos considerarla un punto de vista que integra a la Quanta (Relatividad general –> E = MC2). El aporte principal de lógica difusa respecto a la lógica clásica es que la lógica difusa se convierte en determinante de la ética y la moral, y no su comprobante. La lógica difusa demuestra que no hay palabras o verdades absolutas blancas o negras, y propone que en cambio, solo disponemos de escalas de grises éticas y morales para valorar cada necesaria relación.

La difusividad dualista es una versión 3.0 (o 2.0 o una mejora de la logica difusa clásica) que pretende explicar la cuántica termodinámica de las palabras, su conectividad profunda mas allá de presuponer solámente su relatividad, en todos los aspectos de nuestra vida cotidiana desde el punto de vista de la holística integral. El aporte principal que la difusividad dualista le aporta a la lógica difusa clásica es que se atreve a grisacear todas las palabras y no solo su relación, superando así la vagueza o no suficiente profundidad de presuponer que en una relación entre palabras, cada palabra tiene un color absoluto, que al mezclarla con la otra genera un tipo de gris.

La diferencia entre la lógica difusa clásica y la difusividad dualista es que en la lógica difusa clásica se pueden tomar dos palabras relacionadas, separarlas como si fueran dos nombres o dos adjetivos separados cada una y ver el gris de su relación. En la difusividad dualista no se pueden separar las palabras aunque se les presuponga una relación, es decir, no se puede explicar la ética y la moral de una de las dos palabras sin ellas estar integradas en una combinación entre nombre y adjetivo (o complemento). A esta combinación de pares de palabras la llamamos «diada fundida».

 

Hay que asumir este tipo de versiones de la ética y moral porqué la teleología moral expresa mas amor verdadero mediante los dualismos de la lógica difusa que mediante los dualismos de la lógica formal, ética y moral clásica. El problema que nos encontramos si nos paramos aquí es que la ética y moral de la lógica difusa se queda en un limbo, porqué aunque tenga mas amor verdadero decir que «toda palabra es relativa a otra» que decir que «hay palabras que tienen mas amor verdadero absoluto que otras» como presupone la lógica, ética y moral 1.0, la valoración de la tonalidad del gris de la relación queda demasiado dependiente de la interpretación subjetiva, por lo tanto no se pueden establecer grises con tanta claridad como lo podemos hacer con la difusividad dualista, donde expresamos las palabras desde un gris base con sus pigmentos negros y blancos mejor identificados (el nombre y la primera palabra tiene mas valor), al que luego le podemos añadir sus otros grises mas complementario o menos, o solo un negro o un blanco adicional mas a un gris base, o hasta incluso una otra base gris diferente adicional relacionada mas, resultando así mas clara la ética y la moralidad de las palabras dentro de su difusividad dualista, y posibilitando mejor su escalabilidad (poder seguir agrupando grises, balnqueados o ennegrecidos) hasta poder llegar a formular el lenguaje el amor, una vez vayamos clarificando las jerarquías éticas y morales de las palabras o grupos de palabras que vayamos añadiéndole al gris base inicial.

 

Claridad difusa

Si no podemos percibir nada aislado, pero podemos ver la realidad por partes, la manera mas real en la que podemos ver cualquier parte será mediante ver la relación que esa parte tiene con otras las partes. Llamamos difusividad a esa parte visible de la relación, a ese acercarnos a entender a los dos pseudo 1s viéndoles lo que transmite su relación de estar como 2. Así se consigue mas información sobre cada 1, que no es tan alcanzable con la persistencia de aislar a cada 1. Por ejemplo, para definir el amor mucho, es mas adecuado encontrarle una posición concreta dentro de una diada o triada (Saussurre) que intentar definirlo por si solo. Creer que lo podemos definir por si solo es una incoherencia racional, porqué en toda definición vamos a necesitar otras palabras, que a su vez, también necesitarían de definición, y así cada vez, dependeríamos mas de la subjetividad oculta del definidor.

La difusividad es la cosa mas clara que vamos a poder ver en la vida, pues la difusividad tiene que estar presente en todas las partes, especiálmente en el lenguaje, porqué los conceptos y los intentos mas lógicos, éticos o morales, es donde mas óbviamente se intentan expresar las cosas por partes.

Todo lo que ve nuestra lógica, ética y moral son tonos de gris (difusividad), con mas o menos negro en ellos que ella le pone (dualismo). Al haber una difusividad y un dualismo simultáneo, solo puede haber una convivencia entre ellos.

Pero la lógica difusa clásica no se puede quedar como el otro dualismo o como una postura negacionista de la lógica,  ética y moral 1.0. Cuando queremos superar la rivalidad entre «diada fundida y dualismo», lógicamente surje el concepto de «complemento polar con dualismo estético», una diada fundida un poco mas compleja donde el dualismo queda mejor integrado como la C(D) de una «ABeizada»:  Una «ABeizada con C(Deado)».

La difusividad dualista reduce al dualismo sin difusividad a un aḿbito menor por el modo en que mezcla blancos y negros, y posiciona a cada cual como mas o menos importante en el concepto gris. Lo hacemos porqué el dualismo solo se vibra en una parte de la parte linear de la vida entera. El dualismo es una percepción, no una realidad natural aislada. Del dualismo solo podemos esperar que nos ayude a llevar la constante natural del «Amor miedoso» hacia mas amor mas verdadero con menos miedo y falsedad. También podemos dar un paso mas adelante y formular tal constante con analogias con los cuatro símbolos básicos de las operaciones matemáticas:

Amor (x) verdadero (+) con miedo (:) y falsedad (-) 

Esta es la demostración mínima pero última necesaria para entender que nada es absolútamente verdadero, amoroso, miedoso o mentiroso como intenta demostrar la versión 1.0, y mas allá de ser relativo como expone la versión 2.0, hay una manera predeterminada (una telelogía moral) para identificar y evolucionar la lógica, la ética y la moral de una manera concreta en todos los aspectos de nuestra vida mediante el como agrupamos las palabras.

Teorias resolutivas de cuestiones bastante complejas como las de la «relatividad de espacio-tiempo», la asunción de la «determinada agencia» por parte de la ciencia, «determinada incerteza» en teoria conjuntos difusos, pasando por la creencia en la «complejidad simplificada» de Da Vinci o Einstein y muchas otras mas, ya formulan su clarificación superadora del dualismo aislado con la simple técnica de la «diada fundida», que aporta claridad a dichas cuestiones específicas en sus campos de investigación. Lo que pretendemos aquí con la difusividad dualista es establecer ese método que les ha servido a cada cual en su campo para clarificar sus investigaciones, como una técnica general para clarificar todas las cuestiones lógicas, éticas y morales de cualquier investigación en cualquier campo. Por último, y no por ello menos importante, precísamente en las cuestiones que son aparéntemente mas dificiles de clarificar en cualquier campo de investigación, es donde mas rápidamente la difusividad dualista consigue resultados.

Cuando mas conscientes seamos de las diferentes maneras de combinar las polaridades de las palabras en el discurso retórico, menos necesitaremos tanto a la moral dualista aislada 1.0 que usamos por defecto todavia, y así podremos actualizar nuestros razonares a mejores versiones que no depengan tanto de la subjetividad oculta de quién expresa la retórica, sin tampoco con ello desprestigiar a nuestra versión 1.0 de blancos y negros, que no nos es muy útil en la versión gris 2.0, pero si que se torna el mejor complememento del gris de la versión 3.0.

 

Polarización dualista y polarización complementaria

El dualismo clásico es una polarización llevada a un extremo, pero la polarización puede ser extrema sin ser dualista también. Cada concepto, especiálmente si son muy abstractos o significantes, les podemos encontrar rápidamente su polaridad mas dualista y su polaridad mas complementaria.

1. Polarización dualista: Amor es el opuesto del Miedo (Si hay amor no hay Miedo)

1.1. Polarización dualista borrosa clásica: Amor – Miedo (El amor depende de la cantidad de Miedo)

1.2 Polarización dualista fundida: Amor Miedoso (Siempre todo Amor es miedoso)

2. Polarización complementaria: (Amor – Verdad) (Verdad es el mejor complemento del Amor)

2.1. Polarización complementaria borrosa clásica: Amor – Verdad (El mejor Amor depende la cantidad de Verdad)

2.1. Polarización complementaria fundida: Amor verdadero (Siempre todo es Amor Verdadero y el mejor amor es el mas verdadero)

Ver el ejemplo mas extendido:

Complemento polar

 

Vagueza y belleza

Los conceptos tienden a refinarse polarizándose.

Para agilizar el discurso, tal y como hemos hecho separando los conceptos del título de este capítulo, podemos decir que cada palabra es un concepto, para así hacer la diferenciación entre palabra y concepto para significar que un concepto es una palabra con mas significancia (mas belleza o menos vaga) que una palabra que no es un concepto. Pero sobretodo porqué un concepto puede estar formado por varias palabras, cosa que necesitamos absolutámente para la difusividad borrosa.

Polarizar y desarrollar las complementariedades entre conceptos es parte de la teleología moral. Polarizar es un bien natural en contraposición al mal natural que es no complementar y mientras oponer, falsear o complementar vágamente. Los conceptos se abstractan para poder procesar mas de cerca y con mas belleza la inconocible complejidad simplificada del amor verdadero. Los conceptos mas abstractos prentenden aglutinar mucha significancia con coherencia, pero como ninguno puede definir el Todo sólamente desde si mismos, tienden a refinarse polarizando sus significancias (Hay palabras mas palabrujas y que son mas Yin que Yang en el lenguaje). Así por ejemplo, al buscar relacionar el amor con otros conceptos para darle mas espacio propio, podemos buscar sus conceptos mas amigos y diferentes y sus mas lejanos y enemigos para rellenarlo.

La relación que un concepto tiene con sus otros relacionados (su semántica) es la información mas significativa que nos puede dar el concepto mismo, pero no son sus límites u opuestos los que mas justifican al concepto o le dan mas significancia propia. El opuesto de cualquier concepto no es su única o mejor semántica, las semánticas también las conseguimos con sus complementariedades. Polarizar con sus semánticas mas complementarias parece mas difícil y es mas fácil caer en la vaguedad (prácticamente cualquier concepto puede ser complementario de «amor»), pero nos ofrece frases mas ricas cuando hemos refinado la polarización mejor. Polarizar con sus opuestos tiene una mas fácil reductabilidad, pero ofrece mas pobres frases.

En cada concepto, especiálmente en los de gran significancia, siempre acabará por haber otro concepto que lo complemente mejor que otros conceptos, otros conceptos no tan complementarios son «conceptos de vaga polaridad complementaria» respecto a otros conceptos mas complementarios. Ejemplo:

1. Polaridad dualista: Amor Miedoso > Amor Asqueroso

2. Polaridad complementaria: Amor Verdadero > Amor Simpático

El que cada concepto muy significante tenga otro concepto que lo complementa mejor que otro es un efecto del refinamiento de la belleza bestial de las complementariedades. Esta es una constante evolutiva visible en el lenguaje que acaba(rá…) por llevarnos a una taxonomía mínima, que nos va servir de mejor base para avanzar en el desarrollo del lenguaje del amor.

 

 

Difusividad borrosa con dualismo estético

E= Amor

F= Verdadero

C = Complemento

C = Polar

M = Dualismo

A = Estética

Claridad difusa y borrosidad dualista (o será doble moral)

Estamos usando de título principal «difusividad dualista» de esta propuesta de lógica, ética y moral 3.0 para mostrar una base desde donde hacernos entender mas fácilmente, pero a la «difusividad dualista» la podríamos mejorar asi:

3.x: Borroso es un adejtivo que se usa como sinónimo de difuso, si ponemos a «Claridad difusa» como Yin, «borrosidad dualista» puede ser perféctamente su complemento Yang.

Como este posicionamiento expresa que hay una teleología moral (o naturalismo moral) que nos da claridad en la difusividad y borrosidad en su hijo complementario dualismo estético, podríamos finálmente exponer que:

Difusividad dualista es un sinónimo 3.0 menos bello de difusividad borrosa 3.x.

 

 

 

Doble moral: Cinismo y autoridad

El complemento oculto del dualismo es la mentira

La mayor adoración moral de la cultura de la oposición al establecer polaridades lleva al dualismo como único método lógico razonable para decir «verdad!»y la consecuente negación de la complementariedad (o su difusividad madre). Pero nada puede ser blanco ni negro, sobretodo si antes no es gris. Los blancos y negros supuéstamente absolutos de la lógica formal aristoteliana, al igual que todas sus subsiguientes ramas, toman una referencia autoevidente (una mentira, una subjetividad) a la que llaman «base».

La referencia autoevidente (finálmente suele materializarse como «vacio»..) que necesita el dualismo es la complementariedad de la que supuéstamente reniega. El dualismo aislado reniega de «lo que nos ha sido dado» y quiere imponerse a ello. Es un apelo a un inconocible subjetivo que quiere imponerse a al inconocible natural donde está.

El dualismo mismo no puede escapar de su complementariedad. Aunque se pretenda mostrar como el gran concepto ganador ante lo inconocible o la difusividad, o que se muestre como que ya no necesita de ningún par equivalente, iguálmente lo va a necesitar. Cuando el dualismo quiere ser el opuesto ordenado de lo que el mismo llama una aleatoriedad caótica, miente sobre sus intenciones morales absolutistas de negar la relatividad y el orden supranatural que no podrá nunca llegar a explicar ni de el independizarse, y se le acabará viendo una doble moral autoritaria, por ejemplo:

Soy un blanco mentiroso. Mi verdad se basa en una mentira, pero sigue siendo verdad porque yo lo siento así y tu no estás viendo el gran y poderoso inconocible negro que yo escondo en mi puro blanco.

 

 

Doble moral: Ambigüedad e hipocresía

Yang: y Yang- sin Yin

La difusividad dualista, cuando no tiene una belleza desarrollada, dice: Gris sin blanco, si quieres lo mas negro, muéstralo lo mas parecido al puro gris.

Esta disfluida se facilita al no desarrollar la teleología moral en la difusividad dualista y así se desarrollan pareados como: CocaCola y PepsiCola, PP y PSOE, etc

 

 

Reporte

 

Diada fundida

Complemento polar